lunes, 23 de marzo de 2015

¡Que no nos Separen! - Contacto Piel a Piel


Vengo tratando de escribir este Post hace mas de 15 días, cuando ya lo tenia listo, se me colgo la compu y me bloquee, no quería escribir, pero hoy nuevamente lo retomo porque es un momento muy importante para nosotros como padres, Quizá antes habían muchas restricciones para el ingreso a la sala de parto, pero ahora ambos vivimos de cerca este gran acontecimiento, que es el nacimiento de nuestros bebés y en otros casos solo la madre empoderada, llena de adrenalina, amor, ilusión, miedo, dolor, pero con el único propósito, traer al mundo una nueva vida; este instante es mágicoúnico e irrepetible.

Antes de tener a Avril, no tenia ni la mas mínima idea de que cosa era el embarazo, yo quise ser mamá pero no sabia nada de nada, para ser sincera...en casi los... primeros 6 meses, solo pensaba en que mi barriga estaba creciendo, me estaba poniendo mas gorda, que no volvería a mi peso, que quería volver al trabajo ni bien daba a luz, insensible, quizá, asustada...podría ser...aun no se que me paso, disfrute mucho de mi embarazo, pero creo que el hecho de no tenerla en mis brazos a mi pequeña, me hizo vivir un embarazo como el del papá que hasta que no ve a su bebé no termina de creer que ya es padre, mejor lo aclaro...en algunos casos...!!

Al iniciar mi psicoprofilaxis en Prenatal, llegue a un lugar donde me cambiaron todo el panorama del embarazo, me explicaron paso a paso como se estaba dando, como es que mis hormonas me estaban jugando una mala pasada y lo mejor de todo, es que me enseñaron que para parir, no hay que aprender, nuestro cuerpo esta preparado para hacerlo, tener un parto humanizado no es cosa de otro mundo, ademas de esto, al momento de conocer a mi bebé debía estar con ella la mayor parte del tiempo y que mejor que recibirla con el contacto piel a piel.

Y es así como llego mi pequeña Avril al mundo, después de casi 12 hrs. de trabajo de parto, con oxitocina (el próximo parto sin ningún sintético), las contracciones terribles, mi esposo a mi lado como ya lo habíamos planeado y el tan ansiado momento llego, era hora de conocernos, de saber quien era la que me pateaba y quien era la que le cantaba (eso intentaba hacer), el miedo se esfumo, el amor que sentí en ese momento por esa personita que había salido de mi era tan inmenso, tan puro, tan magnifico, sentimientos encontrados, inexplicables, solo puedo decir que  me enamore de mi hija, el sentirla, el colocarla en mi seno para alimentarla por primera vez, sin que ella ni yo supiéramos que hacer, solo se que fue uno de los momentos mas maravillosos que he podido vivir.




¿Cómo se realiza el contacto Piel a Piel?
Durante un parto sin complicaciones (natural o cesárea), en el momento de la salida del bebé, el obstetra coloca al bebé sobre el pecho de mamá directamente piel con piel (de ser cesárea el padre puede solicitar el contacto piel a piel, solo en algunas clínicas en lima, le dan la posibilidad a la madre de realizar esta técnica). Este es el mejor momento para una madre, la hora de la verdad a llegado, como dicen el parto es nuestra cita a ciegas, donde conoceremos al amor de nuestras vidas. Este contacto directo del bebé con la madre debe durar mínimo 30 minutos, e idealmente las primeras 2 horas de vida, sin interrupción, siempre y cuando las condiciones de la madre y el bebé lo permitan. En este momento se da inicio también la lactancia materna, lo cual favorecerá de manera importante a tu bebé y también te protege de posibles hemorragias.

¿Porque el Contacto Piel a Piel?
A los recién nacidos los tranquiliza sentir el latido del corazón, la respiración y la voz de su mamá porque se asemeja al momento en que se encontraban en el vientre materno. Prolongar ese contacto íntimo con ella los lleva a recordar sus vivencias prenatales.

Entender que madre-bebé es un todo indivisible

Durante las dos horas que siguen al nacimiento, el bebé vive el periodo que los expertos llaman sensitivo. Las descargas de noradrenalina que el encéfalo ha vertido al torrente sanguíneo durante el parto, hacen que el bebé esté en un estado de alerta tranquila. Durante este periodo es capaz de girar la cabeza o buscar el rostro y los ojos de su madre y gracias a esta hormona su olfato se agudiza y memoriza el olor de la madre, estableciendo el vínculo afectivo con ella.
Durante las dos horas que siguen al nacimiento,
el bebé vive el periodo sensitivo.
Reconoce a su madre si está en contacto piel con piel con ella.
La naturaleza creó el sitio perfecto para el bebé: sobre el cuerpo de la madre.La parte central del tórax está más caliente en una mujer que acaba de dar a luz que en cualquier otra persona. Involuntariamente es capaz de aumentar la temperatura de esa zona hasta lograr estabilizar la temperatura corporal del bebé, impidiendo la pérdida de calor. Las cunas de calor son innecesarias si se permite a la madre el contacto directo e ininterumpido con el bebé.
Si el bebé es depositado sobre el abdomen de la madre después de un parto sin drogas el bebé será capaz de reptar hasta el pecho de la madre. Los movimientos del bebé, las patadas que da sobre el abdomen de su madre son un masaje que obliga al útero a contraerse previniendo hemorragias graves.


Si se aprovecha el periodo sensitivo y el bebé se agarra espontáneamente al pecho, hay muchas más posibilidades de que haga el resto de las tomas de forma correcta. Ponerle forzadamente al pecho puede disminuir el instinto de búsqueda y hacer que la postura de succión no sea adecuada, con nefastas consecuencias para la lactancia.
El entorno sanitario debe proveer a la madre y al bebé los cuidados que necesiten sin separarlos, entendiendo que en su unión está su salud y que está unión es la base para cualquier mejoría o curación.
La unión piel con piel del bebé con la madre cuando acaba de nacer es importante. No es un asunto de moda. Por supuesto que en los países más avanzados la madre tiene derecho a que se le respeten este tipo de preferencias; pero en este caso tampoco es solo cuestión de respetar unas preferencias. Es mucho más que eso. Las implicaciones que tiene justifican que valga la pena cualquier esfuerzo por conseguir que las madres y los recién nacidos estén juntos. Los trabajos científicos en animales muestran que estas implicaciones afectan al vínculo madre-criatura, pero lo que es más importante, afectan al desarrollo físico y emocional del futuro adulto. Una madre y un recién nacido son un solo ser, el ambiente normal de un recién nacido es su madre y ningún otro.
Una madre y un recién nacido son un solo ser,
el ambiente normal de un recién nacido es su madre y ningún otro.
En una cesárea vale la pena intentar proteger esta unidad. Un anestesista motivado para esto es capaz de, con mínimo ingenio, desarrollar su trabajo adecuadamente durante una cesárea, mientras la madre acoge en su pecho y sujeta con su brazo a su recién nacido. Un obstetra motivado es capaz de realizar brillantemente el cierre de la operación quirúrgica con el bebé abrazado a la madre sin interferir en el campo estéril. Es cuestión de prioridades. Y la ciencia fuertemente sugiere que la unión madre bebé desde el primer momento es una prioridad." Emilio Santos Leal, Médico Psiquiatra y Ginecólogo, Madrid.

Todos los recién nacidos deben poder disfrutar de las ventajas de la no separación. Si están sanos no hay razón para separarlos, si están enfermos necesitan a sus madres más que nunca.



http://www.quenoosseparen.info/articulos/noseparar/pielconpiel.php

¿Donde dar a Luz? - Clínica Limatambo

Hace algunas semanas tuve el gusto de poder visitar la Clínica Limatambo sede San Isidro de la mano de la directora médica Dra. ...